Un rendimiento de exportación 14% más alto por un mejor desarrollo de las raíces y una menor incidencia de podredumbre apical en pimiento Capsicum con Ultrasol®ine K Plus

La aplicación de Ultrasol®ine K Plus dio como resultado un mejor crecimiento de las raíces, una menor incidencia de la podredumbre apical (BER) y un 14% más de rendimiento de la fruta exportada, en el pimiento Capsicum.

El yodo (I) debe ser considerado como un nutriente vegetal. Esta es la principal conclusión de Kiferle et al., 2021. En ese trabajo se publicó la presencia y la identidad de proteínas yodadas naturales en plantas superiores, lo cual nunca se había descrito antes.  Se han identificado 82 proteínas yodadas que participan en importantes procesos biológicos en las plantas superiores. Al igual que la deficiencia de cualquier otro nutriente de las plantas, la deficiencia de yodo puede provocar pérdidas de rendimiento.

En los cultivos hortícolas fertirrigados y protegidos, cultivados en un entorno de producción comercial, la deficiencia de yodo puede producirse cuando la presencia de yodo en la solución nutritiva está por debajo de un valor objetivo de suficiencia. En los sistemas de cultivo intensivo y fertirrigado bajo cubierta la solución nutritiva y el agua de riego son las principales fuentes de yodo. Esta deficiencia se manifestará en forma de un desarrollo subóptimo de las raíces o de las hojas, una floración más tardía, un menor crecimiento de los frutos y una menor resistencia al estrés, lo que se traduce en un menor rendimiento en comparación con un cultivo al que se le ha suministrado suficiente yodo en la solución nutritiva.

Para demostrar el efecto de mejorar el suministro de yodo en un cultivo deficiente en yodo, se aplicó Ultrasol®ine K Plus (nitrato de potasio que contiene una cantidad fija de yodo), como fuente de K y N -y de yodo- en la solución nutritiva de un pimiento dulce tipo italiano 'Kapiamo' en suelo arenoso en un lugar de producción comercial en Agadir, Marruecos. El efecto de esta aplicación se comparó con el de la solución nutritiva normal deficiente en yodo, en dos parcelas de 1 ha cada una en invernaderos adyacentes. Antes del ensayo, se tomaron muestras del agua de riego y se midió la concentración de yodo en estas muestras. La concentración de yodo en el agua de riego era inferior a 0,1 μmol  L-1, lo que se consideró deficiente.

Ambos invernaderos se plantaron con la misma variedad, en la misma fecha, y se fertirrigaron con el mismo programa de nutrientes. La única diferencia entre los invernaderos fue el uso de la fuente regular de nitrato de potasio en un invernadero, y Ultrasol®ine K Plus en el otro. Ultrasol®ine K Plus se aplicó a partir de noviembre, dos meses después del trasplante a finales de agosto, y continuó hasta el final de la cosecha en mayo. La Tabla 1 muestra la composición de la solución concentrada, inyectada 2 veces por semana en el sistema de riego. Se aplicó un total de 420 kg de KNO3/ha en cada invernadero entre noviembre y mayo. El rendimiento total de la temporada se registró para ambos invernaderos por separado.

 

El agricultor observó claras diferencias en el desarrollo del cultivo entre los sectores. La primera diferencia notable fue el crecimiento de las raíces. En el invernadero de control, el crecimiento de las raíces fue el esperado por la experiencia de los agricultores. En el invernadero donde se aplicó Ultrasol®ine K Plus, se observó una clara mejora del crecimiento fresco de las raíces en todo el invernadero (Figura 1). Al final de la temporada, el rendimiento total de la fruta fue un 10% mayor en el invernadero donde se aplicó Ultrasol®ine K Plus, y en particular el rendimiento de la fruta de calidad de exportación fue un 14% mayor en ese invernadero, en comparación con el invernadero con un bajo suministro de yodo (Tabla 2). El mayor rendimiento de los frutos de calidad de exportación estaba relacionado con una menor incidencia de trastornos de la calidad de la fruta, como la podredumbre apical (BER, Figura 1). Claramente, aquí la aplicación de yodo evitó la 

pérdida de rendimiento debido a una menor calidad de los frutos como resultado de la deficiencia de yodo.

 

La podredumbre apical es un trastorno de la calidad de la fruta que está relacionado con una deficiencia local de calcio en la parte distal de la fruta. La causa de esta deficiencia de calcio es una compleja interacción entre la capacidad del sistema radicular para absorber el calcio de la solución radicular, la velocidad de expansión del fruto en desarrollo y la capacidad del sistema vascular para transportar el calcio al extremo apical de los frutos, para satisfacer la demanda de calcio en ese tejido. El yodo mejora el crecimiento de las raíces y actúa de forma sinérgica con el nitrato de potasio para mejorar la captación de calcio de la zona radicular y la translocación del calcio a los frutos. Además, el efecto del yodo para mejorar la fotosíntesis y prevenir el estrés en las hojas y las raíces puede explicar las observaciones del productor sobre la mejora del sistema radicular y la menor incidencia de podredumbre apical (VER) en el cultivo al que se ha suministrado suficiente yodo en la zona radicular con Ultrasol®ine K Plus.

Tabla 1. Fuentes de fertilizante, inyectadas 2 veces por semana en el sistema de riego, a partir de 200 L de una solución madre concentrada.

 

Figura 1. Mejora del crecimiento de las raíces y una menor incidencia de la podredumbre apical de los frutos del pimiento en el invernadero donde se aplicó Ultrasol®ine K Plus.

Tabla 2. Mejora de la producción de frutos de pimiento Capsicum de toda la temporada en el invernadero donde se aplicó Ultrasol®ine K Plus.

Artículos Relacionados